Amazonía, la selva de esmeralda.

Más que una región, es una patria, más que una selva, es un universo, más que una realidad es un mito…

Nuestro informe trata de la Selva Amazónica, la mitológica área, madre de todos los deseos. Pero antes de interesarnos a los mitos que han quemado las imaginaciones de sus anfitriones, de sus visitares, tengo que cumplir con mi deber, mi obra moral, de hacer os una pequeña presentación física de esta área.

Así nuestro informe tiene tres partes, una primera aproximación, geografía y física de la selva, después una parte mas profunda sobre su historia y sus leyendas, y, por fin, las perspectivas de esta región que se llama, a lo mejor que se llamaba, Amazonas.

Pues, antes de todo, es una selva tropical, es decir abundantes precipitaciones (1500 milímetro por anos plus 10 mes de lluvia por años), temperaturas estables y calientes (entre 24 y 27 grados) y por lo menos 80 por cientos de humedad. La consecuencia directa es una vegetación realmente exuberante y una extraordinaria biodiversidad.

Voy a hablaros de la exuberante diversidad de esta fauna y flora. Pero después. Porque ahora yo debo apoyar un punto que me parece fundamental, la grandeza de esta región. Es la selva la más extensa del mundo. Se considera que su extensión llega a los 6.500.000 de km², es decir once veces la superficie de Francia, repartidos entre nueve países sudamericanos: Brasil y Perú que poseen la mayor extensión de la amazonia seguidos por Bolivia, Colombia, Ecuador, Guyana, Suriname, Venezuela y la Guayana Francesa. Por consecuencias, cuando voy a hablar de la geografía de Amazonas, nosotros debemos, ustedes deben, imaginarse, o por los menos intentar de representarse, el gigantismo de sus proporciones.

Es una región tan ancha como alta. No es alta por la altitud de sus montanas, porque Amazonas es principalmente una sucesión de llanos y mesetas, pero alta por sus árboles. Así, son los arboles de copaiba, mas de 20 metros de altos, los de hevea con su sangre mágico, los plantes de aniba raosera, en latín, es decir la madera de rosa, los arboles de cabreuva, los acuáticos de la manglar… Los arboles hacen de esta región una área realmente tupida, es decir sombra, casi impenetrable y peligrosa. En efecto, más que el jaguar, el caima, el anaconda o el piraña, el más grande peligro es el árbol. Conozco personalmente un guardia forestal de Guyana que me explica que la extraordinaria humedad de la selva fue responsable de podredumbre, es decir descomposición de la madera y por consecuencias de la caída de números arboles. La caída de arboles es en Guyana es tan frecuencia en Amazonia como la descubierta de setas, champiñones, en Europa.

La biodiversidad, como le he dijo es extraordinaria, así el mundo científico moderna considera que hay más de 100 mil especias vegetales, minerales y animales que NO están ya descubiertas en Amazonias! Más de un cuarto de la biodiversidad mundial.
Mas precisamente, la selva amazónica comporta, según los especialistas, aproximadamente 2 millones de especies desinsectas, 40 000 especies de plantas, 3 000 especies de pescados, 1 294 aves es decir pajaros, y 500 especies de reptiles, mamíferos y anfibios…. Aquí es el gigantismo
No puedo terminar una informe sobre la selva amazónica sin poner de relieve el rio Amazonas. El rio Amazonas, llamado "Solimões" en sus fuentes, en sus origineses el más extendido del mundo, no por su longitud (6 150 kilómetros), sino por su incomparable debito. En efecto, en su desembocadura, es decir en el lioso dónde el rio encuentra el mar, su debito es de 200 000 metros cúbicos por secunda. Por compararon, el debito de la Sean en Paris es 700 veces inferior.

Amazonas es un rio navegable en razón de su poco de su desnivelado, en efecto sus fuentes están en la altitud mínima de 114 metros. Sin embargo es un rio rey profundo de 80 metros y largo de 10 kilómetros en ciertos liosos.
Pues, vengo de resumiros las caracterizas especiales de la imagen “Amazonas”, ahora vamos a hablar de sus habitantes, de su historia y des mitos.

Historia:

Antes de la llegada de los europeos, la selva Amazónica fue poblado de manera discontinua por los autóctonos. La mayor parte vivían de modo primitivos y nómada, sin embargo, contrariamente a lo que podemos pensar, investigaciones recientes mostraron que existían ciudades de más de dos mil habitantes, que parecían a las ciudades de Grecia antigua en sus organizaciones y caminos que formaban redes entre ellas.

El río amazona fue descubierto en 1500 por Vicente Yánez Pinzón.

Pero el primer europeo que lo ha explorado es Francisco de Orellana en 1541.
También le dio su nombre. En efecto, durante su expedición combatió mujeres, entonces creyó que se encontró sobre el territorio de las Amazonas, la tribu mítica de mujeres guerreras que, según la leyenda, vivían en las orillas del mar negro, que mataban a los niños varoniles o hacían de ellos servidores, y que se cortaban un seno para tirar con arco.
El reparto del nuevo mundo se hizo entre los españoles y portugueses. Según el tratado de Tordesillas, anterior a la descubierta, todo el continente tendría que pertenecer a españoles, pero portugueses consiguieron instalarse en las costas de Brasil y luego extenderse en las tierras.
Ambos países van así a explotar los recursos naturales de América del Sur y por tanto de Amazonia, pero parcialmente dado de la talla del territorio y la densidad de la vegetación. Así, descubrimos en 1946, tribus como el de Chavantes que jamás habían sido en contacto con los Blancos. Se trata particularmente de maderas preciosas pero sobre todo de metales, de plata y de oro, de qué la región es muy rica, lo que dio la leyenda del Eldorado que los conquistadores buscaron en vano. Para la explotación de Amazonia los europeos utilizaron en parte autóctonos que esclavizaron y explotaron.
Pero la presencia europea en este territorio no se limitó a esto, en efecto numerosas misiones jesuitas vinieron para instalarse con el fin de evangelizar estos pueblos. Reagruparon así los indios alrededor de sus monasterios, y sedentarizándose, pero también tratando de protegerlos contra los conquistadores. Sin embargo las rivalidades entre España y Portugal, y su desgracia en Europa, eliminaron estas misiones, a veces con violencia. Hay una película sobre este tema, "Mission" con Robert de Niro y Jeremy Irons.
Los países que encubren Amazonia se vuelven independientes al principio del decimoctavo siglo, particularmente gracias a la ocupación de España y del Portugal por Napoleón.
Después de sus salidas, una nueva industria se desarrolló en el bosque, el caucho. En efecto, a partir de 1850 su consumo aumenta muchísimo gracias a los progresos técnicos. Esto provocó una exploración y una explotación más importante del bosque, a los detrimentos de los indianos. Pero, después de 1900, la competencia del hevea asiático condenó la industria del caucho amazónico.
Es solamente a partir de los años 1970, que los países amazónicos animaron la ocupación y la ordenación del territorio forestal con el fin de integrarlo en la economía nacional. El objetivo era de constituir grandes explotaciones, de controlar mejor las fronteras y traer poblaciones pobres en las nuevas tierras. Los grandes proyectos de colonización condujeron, en Brasil por ejemplo, a la formación de grandes dominios privados con diferentes industrias, la del ganado, del oro, de la madera, de las plantaciones, lo que nos trae al problema de la desforestación.

¿Cuáles son las perspectivas del futuro de la Amazonia?

Concerniendo al bosque amazónico, las cifras son inquietantes.
Este territorio, de una superficie de 6,7 millones de kilómetros, es el bosque tropical más grande del mundo y su mayor parte se encuentra en Brasil (cerca del 65 %).
Pero al ritmo de la deforestación, el bosque amazónico desaparecerá totalmente en 2030.
Esta crisis se apresura ya que más de un medio millón de kilómetros (es decir un territorio grande como Francia) ha desaparecido durante solamente los veinte últimos años.
No es directamente el derribo que provocará la desaparición del bosque en 2030, pero existe un efecto dominó: en efecto hay numerosos incendios en Amazonia, porque una vez la madera cortada, los agricultores los queman para transformar estos espacios en campos o en pastos.
Pero contrariamente a los árboles que evolucionan en un clima más templado, los árboles de Amazonia no renacen de un incendio. Lo que desaparece no repite vida.
Las causas de la desaparición del bosque amazónico son numerosas y entre los cuáles podemos citar la agricultura maciza, la extensión de los pastos para el ganado y la madera consumida por la población que aumenta constantemente en este territorio.
Además, los árboles y el suelo de la Amazonia son el depósito más grande de CO2 del mundo, y este gas contribuye al efecto invernadero.
Así, en 2030, entre 50 y 90 mil millones de toneladas de CO2 serán liberadas en consecuencia del desmonte en Amazonia, lo que provocará un aumento de la temperatura media mundial de uno o uno y medio grados.
Y un estudio mostró que aunque el derribo de los árboles se paraba a partir de hoy, el territorio amazónico es condenado por hacerse un desierto a finales del siglo. Para evitar esta catástrofe ecológica, el recalentamiento planetario debería quedar inferior a dos grados, lo que es imposible.
Además de las consecuencias ecológicas, la desforestación en Amazonia amenaza también los pueblos autóctonos que viven allí.
Los indios de amazonia llaman a proteger el bosque. En efecto, sacaron provecho del Foro social mundial que se efectuó en la ciudad brasileña de Belem del 27 de enero al 1 de febrero de 2009, donde cerca de 2 000 indígenas se reunieron para solicitar una alianza mundial contra desforestación del bosque Amazónico.
Expresaron allí una voluntad fuerte de conservar su modo de vida, su lengua, su cultura, su espiritualidad y sobre todo su territorio. Y reivindican el derecho a escoger su propio modelo de desarrollo.
En efecto, la cultura autóctona representa un tesoro para el resto de la Humanidad.
Los Autóctonos descubrieron y desarrollaron varios saberes sobre principios ecológicos y medioambientales, como la teoría del ecosistema por ejemplo. También saben cómo administrar y explotar los recursos forestales de manera duradera.
Pero estos pueblos debieron sufrir la invasión de sus tierras, las privaciones de sus culturas, a veces el genocidio.
El saber de las poblaciones autóctonas representa un carácter esencial en la instauración de una gestión y de una explotación más respetuosa de los bosques tropicales.
Pero las sociedades industrializadas engañaron de las competencias y de los saberes de los autóctonos, y ciertas empresas se apropiaron variedades de plantas solamente conocidas por estas poblaciones, y utilizadas por ellas desde generaciones. Y desgraciadamente, tales procedimientos son siempre de actualidad.
Así, Amazonia es amenazada de una catástrofe ecológica que sería también un desastre para las poblaciones indígenas que la pueblan.






Para ir más lejos : hay numerosas atlas o guías de la selva Amazónica. Se escribieron muchas estudias antropológicas sobre sus numerosas tribus también; pero lo que podemos aconsejaros es antes de todo , el magnifico libro del francés Guy Roulier, titulado « fabuleuses plantes d’Amazonie » http://www.scribd.com/doc/4694730/fabuleuse-amazonie

Y, más impresionando que sus textos, la extraordinaria filmografía de Werner Herzog: en particular Aguirre, la cólera de Dios y Fitzcarraldo… los dos son jugados por Klaus Kinsky. El primero es la búsqueda alucinante del Eldorado, el según trata de un melómano que quiere construir un opera en Manaos, el corazón de la profunda selva...